Saltar al contenido
colchonesparahoteles.com

Tipos de colchones

En este artículo os hablaremos de lo diferentes modelos o tipos de colchones más comunes que existen en el mercado a día de hoy y desarrollaremos brevemente de qué materiales están compuestos cada uno.

La tarea de catalogar la infinidad de modelos de colchones que existen en el mercado no es sencilla ya que existen innumerables marcas, modelos y materiales diferentes.

Si quisiéramos agrupar los diferentes animales que existen y hablar un poco de ellos intentando dividirlos en las menores categorías posibles podríamos hablar de animales vertebrados e invertebrados. En el caso de los colchones podríamos hablar de colchones con muelles y colchones sin muelles.

Esta característica puede que sea la que más diferencie un modelo de colchón de otro, por lo tanto, empezaremos hablando de estos tipos.

Colchones con muelles

Los colchones con muelles (springs en inglés) o también llamados resortes, son aquellos colchones que poseen estos materiales en su interior. Un muelle es un cilindro hecho con una varilla o vara metálica que actúa como amortiguador, de esta forma un núcleo de colchón formado por estos muelles suele ser más consistente que uno que no lo lleve.

Por supuesto existen diferentes tipos de muelles que pueden ser divididos tanto por su forma, por su grosor o por su forma de acabado, los muelles ensacados o encapsulados son un claro ejemplo de esto último. En futuros artículos hablaremos detenidamente de todos ellos.

Estos colchones pueden estar formado únicamente de este material más su debido recubrimiento, pero también es muy común verlos combinados con otros materiales como el HR o el viscoelástico aportando al colchón confort y adaptabilidad.

Colchones sin muelles

Los colchones sin muelles no tenían muy buena fama ya que al carecer de estos se podría pensar que no serían capaces de soportar igual el peso y el paso del tiempo. A día de hoy existen núcleos de colchones fabricados con espumaciones de alta densidad que pueden aguantar en su estado original durante mucho tiempo, abriendo de nuevo al mercado este tipo de colchones.

Los colchones viscoelásticos pueden ir combinados con muelles o no, de no ser así un colchón viscoelástico debe tener un núcleo consistente que haga de soporte a este material, el HR es un claro ejemplo de este tipo de núcleos.

Los colchones fabricados con espumaciones, látex o material viscoelástico son los más comunes dentro de los colchones sin muelles.

Otros tipos de colchones

A continuación, os hablaremos de varios modelos o tipos de colchones que independientemente de que tengan muelles o no se merecen su categoría aparte. La mayoría de estos tipos los podemos encontrar con muelles y sin ellos.

Colchones viscoelásticos

Los colchones que tienen una o varias capas de este material se les denomina colchones viscoelásticos. Este material permite al cuerpo amoldarse perfectamente a nuestro colchón permitiendo un descanso más óptimo.

Los colchones viscoelásticos tienen una capa o plancha de este material que suele ir desde un acolchado (menos de 1 cm) hasta un máximo aproximado de unos 10 cm. y puede ir en una o en ambas caras del colchón. Nunca un colchón podrá ser entero en su totalidad de material viscoelástico así que siempre irá acompañado de otro material que haga de núcleo.

Colchones de látex

Los colchones de látex fueron en su momento una revolución en el mercado, después de los muelles fue el primer material en ser capaz de sostener el peso del cuerpo sin ningún problema aparte de ofrecer un confort y unas propiedades al descanso óptimas.

Debido al auge del viscoelástico y a los dos principales problemas del látex que son el elevado peso del material y la falta de transpiración han hecho que el látex se posicione a día de hoy muy por detrás del viscoelástico siendo este último el material más demandado por los clientes en esta última década.

Al igual que pasaba con el viscoelástico, los colchones de látex los encontramos tanto con muelles como sin ellos.

Colchones enrollables

Este novedoso formato acepta cualquier modelo o tipo de colchón siempre que se trate de colchón sin muelles. Anteriormente apuntamos que el látex era un material muy pesado y por consecuente difícil de manipular, este formato hizo más fácil su distribución.

A día de hoy contamos con diferentes tecnologías que comprimen el colchón envasándolo al vacío manteniendo todas sus propiedades hasta el día que se abre. Pasadas unas pocas horas el colchón puede ser utilizado sin mayor problema.

Este formato ha facilitado mucho las labores de transporte y ha incrementado sustancialmente el formato de “lo compro y me lo llevo” facilitando a los clientes poder salir del establecimiento con el producto en su coche de camino a su casa desde la propia tienda.

Conclusiones

La tarea de elegir un buen colchón nunca es sencilla, en colchonesparahoteles.com valoramos el esfuerzo que hacen los hoteles para que sus huéspedes consigan ese estado de relax en el que puedan disfrutar y relajarse con totalidad. Elegir un buen colchón para sumar y poner la guinda del pastel al descanso perfecto de sus clientes es nuestro objetivo.